LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL EN ESPAÑA

 

Este es el VIDEO del primer capítulo con los sorprendentes casos en tierras gallegas.

LA HISTORIA EN MOTO

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL EN ESPAÑA

Capítulo 1- GALICIA


En tierras gallegas comienza este primer capítulo, esta primera ruta de las varias que compondrán este proyecto histórico. Otro intento de convertir la historia en ruta motera. Como todo el mundo sabe, España se mantuvo "neutral" durante la segunda contienda mundial, aún así, ocurrieron hechos, se dirimieron combates, se llevaron a cabo operaciones secretas y personajes de gran importancia estuvieron directamente  relacionados con la WWII. Buscar los lugares donde acontecieron todas esas historias es el objetivo. Un proyecto que se entregará en cinco o seis capítulos,  fines de semana largos que constituirán una vuelta real a España de 8000 kms. Galicia, Huelva, Cáceres, Calpe, Mallorca, Barcelona, Euskadi, serán algunos de los lugares por donde rebuscaré en el fondo de la historia.

En este capítulo, el primero, serán 1500 kms en tres días. Tres días situando algunas de esas fantásticas historias que la Segunda Guerra Mundial dejó en esta tierra gallega.

Pocas horas antes de salir, llegaba de un viaje a Marruecos, sin tiempo ni para pensar debía preparar todo lo necesario para emprender la marcha a la misma hora que el sol se quita las legañas. Este juega al despiste, amenaza con brillar con fuerza pero se deja ganar la partida por el viento frío. Una vez más me engaña, se la debo, salgo de casa sin la ropa adecuada para la temperatura real, voy preparado para la aparente. Ya ajustaremos cuentas él y yo.

Incompresiblemente el viento helado encuentra la forma de entrar en la armadura de mi ropa, que supuestamente, había protegido cual fortaleza medieval. Cada kilómetro, dicen que consta de mil metros, no es cierto, creedme si os digo que según qué circunstancias puede llegar a tener muchos más. Con este frío metido en los huesos los kilómetros son muy largos y transcurren muuuuyyyy lentos.

La Bañeza, Astorga y Ponferrada hacen las veces de metas volantes en la etapa de esta carrera moto ciclística, histórica y bélica. El puerto de Piedrafita se esconde tras una intensa y meona niebla. No sé a quién se le ocurrió que el color de la naturaleza debía ser el verde. Lo odio, no sé por qué, pero no me gusta nada y combinado con el azul del cielo, es para irse al juzgado más cercano y denunciarlo por mal gusto. Pero resulta curioso, si me dieran a elegir que colores dar a las postales que son cada uno de los paisajes gallegos, no sería otro que el verde y el azul. Vaya contradicción ¿no?

En esta ocasión no llevo ni GPS,  ni mapa. Pasando por Lugo me lío y no sé qué dirección tomar, tras dar varias vueltas, casi a ciegas y dejándome guiar por el instinto orientativo o por la suerte, circulo acertadamente por la LU-541 hacia Villalba. Esa misma suerte me premia con un excelente tiempo, sol y ausencia de lluvia. Parece ser que por aquí llevan muchas semanas sin ver el sol y “sufriendo” copiosas y persistentes precipitaciones. Decido disfrutar de este regalo con la mente en blanco y enlazando curvas hasta Viveiro. De los 500 iniciales, voy descontando kilómetros, uno a uno, hasta que tan solo restan 30 para alcanzar el “cabo norte” español.

O BARQUEIRO

IMG_1760

Quién no haya recorrido en moto cualquier parte de la costa gallega no sabe lo que se está perdiendo, es un pecado imperdonable, es más, también lo extendería a toda la costa cantábrica desde Hondarribia hasta A Guarda. Y es que no es la primera vez que lo digo, según cuentan, Dios debió crear el mundo en siete días, pues estoy seguro que al octavo se vino de vacaciones a “nuestro norte”.

Estaca de Bares, el cabo norte español, tiene ese aire especial de los lugares singulares. A la belleza dura y agreste de este paraje, hay que añadir la anécdota geográfica que en realidad son dos, como ya he dicho es el punto más septentrional de la península y supone la frontera, el límite entre el Cantábrico y el Atlántico.

IMG_1776

IMG_1767

IMG_1773

IMG_1782

Estos escarpados acantilados fueron mudos testigos de uno de los sucesos bélicos relacionados con la WWII (Segunda Guerra Mundial) que he venido a buscar hasta aquí.

Numerosos submarinos alemanes fueron hundidos en aguas españolas, el U-966 fue uno de ellos. En agosto de 1943 fue destinado a una unidad operativa con base en Francia. Salió de Trondheim (Noruega) el 5 de octubre de 1943 para operar en el Atlántico norte, de camino fue sorprendido a la altura de las Islas Feroes por dos destructores ingleses que lanzaron 87 cargas de profundidad sin conseguir provocarle daños de importancia. El 10 de noviembre a las 4h00 sufrieron el primer ataque de un enemigo, la última de las tres bombas que dejó caer sobre el submarino provocó serios daños en uno de sus motores quedando inutilizado.
Poco tiempo después, la nave volvió a ser atacada, en esta ocasión por tres aviones Liberator, dos americanos y uno de un escuadrón checoslovaco de la RAF británica. El submarino mientras se defiende con sus ametralladoras, se dirige lo más rápido que puede hacia la costa española. El comandante del U-966, Ekkehard Wolf, en vista de los daños recibidos decide hundir el buque y dirigirse en lanchas neumáticas hacia los acantilados de la zona de Punta Maeda en Estaca de Bares. Un brigada de la guardia civil de O Barqueiro, informado del resultado del combate organiza el rescate con efectivos de la guardia civil, militares y pescadores de Bares y O Barqueiro. En el momento del rescate un hidroavión Sunderland británico reconoce la zona volando sobre las lanchas hasta que una escuadrilla de Junkers 88 alemanes pican sobre él y lo derriban. El Sunderland se estrella con una violenta explosión partiéndose en dos, la sección de cola permanece flotando desplazándose hacia el interior de la ría de Ortigueira hasta que finalmente se hunde. Los doce tripulantes del hidroavión murieron, se pudieron recuperar seis cadáveres de los cuales solo tres fueron identificados. Los cuerpos de los seis británicos serían enterrados con honores militares al igual que los fallecidos del U-966 que fueron sepultados el mismo día y en el mismo cementerio de O Barqueiro. Lo supervivientes del submarino hundido fueron internados en El Ferrol y retenidos hasta el final de la guerra junto a la tripulación del U-760, que permanecía allí desde septiembre.

IMG_1786

IMG_1791

IMG_1801

No muy lejos de aquí, existe un lugar espectacular, bello, sereno donde una modesta placa testimonia un hecho luctuoso desconocido para casi todo el mundo. En la sierra de A Capelada, a 12 kms de Cedeira, muy cerca de los acantilados más altos de Europa con 612 m sobre el mar, el 1 de junio, el Ibis en el que viajaba el afamado actor británico Leslie Howard, Ashley Wilkes en “lo que el viento se llevó”(1939) fue derribado por una escuadrilla de Junkers alemanes, estrellándose frente a los acantilados cercanos a Cedeira. El ataque no fue casual, los alemanes sabían que el actor trabajaba para el gobierno británico. Hacía de mediador entre Churchill y Franco con el objetivo de que España se mantuviera neutral hasta el final de la guerra. Para acceder hasta Franco, se aprovechó de la relación que mantenía con una cantante española falangista y cercana al dictador. Su desaparición supuso un duro golpe para el pueblo inglés.

IMG_1804

IMG_1811

IMG_1821

IMG_1824

No hay prisa, dejar que la noche me atrape aquí, es casi una obligación. Pocos atardeceres más bellos recuerdo en mi vida. Unos minutos que me hacen reflexionar, soñar, añorar. El sol descendiendo, atravesando las nubes hasta ahogarse en el mar supone un espectáculo difícilmente igualable.

 

Amanece un nuevo día y tres objetivos primordiales ocupan y entretienen mi pensamiento Camariñas, Fisterra y el puerto de Vigo. Para un mesetario como yo, trazar tanta curva me lleva a alcanzar el climax, pero hay algo que no me deja disfrutarlo al cien por cien. Los neumáticos de tacos  que días atrás me daban total confianza en las pistas del sur marroquí, ahora echan por tierra esa confianza en forma de incómodos flaneos en curva. Cerca de Camariñas una lucecita se enciende en mi cabezota, ya se lo que pasa, el último día en las dunas del Erg Chebbi bajé las presiones hasta 0,4 kg y con el poco tiempo del que dispuse para preparar esta ruta, olvidé volver a hinchar las ruedas. Una breve parada en una gasolinera me devuelve a las buenas sensaciones.

Camariñas me recibe con una mezcla de olores, el propio del mar y el aroma fresco, casi dulce de las plantas y flores sacudidas por el viento.

IMG_1828

En la mañana del 13 de agosto de 1943 el avión alemán Focke Wolf 200 Kondor pilotado por el comandante Seide combate con un B-24 aliado en el cielo de esta parte de la costa gallega.
Estaba atacando a un dragaminas americano cuando fue sorprendido por el avión aliado, entablándose un violento combate. Una vez que el Kondor acaba con su munición dio comienzo una implacable persecución de la que a duras penas pudo escapar. Los daños sufridos eran importantes, el motor número tres inutilizado, el timón y partes del fuselaje ametrallados, les obligaron a tomar tierra.
Algunos de los vecinos del tranquilo pueblo de Camariñas serían testigos del aterrizaje de emergencia que realizó el Kondor alemán. El aparato se acercaba hacia ellos herido de muerte y sin potencia. Dieron un par de pasadas antes de decidir donde tomar tierra, el poco espacio disponible y la cercanía de los cortados sobre el mar convirtió en milagroso el aterrizaje. Los pocos testigos que permanecieron cerca del lugar pudieron observar como la tripulación descendía de la nave y obedeciendo el protocolo pare estos casos, lo primero que hicieron es destruir los documentos personales, mapas y aparatos de precisión con el fin de evitar que caigan en manos enemigas.
Dos heridos leves fueron atendidos en Camariñas por médicos locales y los cinco restantes serían conducidos a La Coruña , donde después de dos días les trasladan hasta Valladolid donde permanecerán un mes. Posteriormente pasarían un mes más en Madrid antes de ser repatriados a Alemania.
Uno de los tripulantes, Gerhard Drews, que en aquel momento tenía 25 años, en septiembre de 1969 escribiría una carta dirigida al ayuntamiento de Camariñas, enviada desde Dusseldorf. Pedía información sobre el Kondor caído allí en 1943. Casualmente uno de los funcionarios del ayuntamiento era Juan González Canosa, que fue una de las pocas personas que le auxiliaron en los instantes inmediatos al aterrizaje. Puestos en contacto, Drews invitó con todos los gastos pagados a Juan a visitarle en Alemania. En febrero de 1970, 27 años después volvieron a reunirse.

IMG_1830

Aparco frente a la playa Da Vila, pocos instantes después una anciana pasea tranquilamente, no dudo en pararla y preguntarla por el lugar donde aterrizó el Focke Wulf  Kondor  en agosto del 43. Suerte la mía, esa mujer era una niña cuando aquel suceso ocurrió y aún lo recuerda. En un delicioso y muy cerrado acento gallego alcanzo a entender detalles sobre el lugar exacto del aterrizaje, quienes y como les atendieron en primera instancia. Me muestra las casas donde algunos de los tripulantes pasaron la noche y muchas cosas más que cuando estudie gallego seré capaz de descifrar.

La amable señora se aleja por el paseo que rodea la blanca arena de la playa. Fácilmente encuentro el prado, lugar de aterrizaje, encerrado entre viviendas.

IMG_1833

Los lugares donde en tiempos pasados ocurrieron algunos hechos históricos, tienen una atracción brutal para mí y este lo tiene. Unos minutos de reflexión, imaginando con los ojos cerrados me sitúan en aquel momento. Irremediablemente salgo de mi viaje al pasado y vuelvo a mi época.

IMG_1844

IMG_1849

 

FINISTERRE

IMG_1852

Frente a esta punta de tierra, donde dicen que se acaba el mundo conocido, el submarino U-760 un 8 de septiembre de 1943 es atacado por un avión británico. Con daños importantes consigue llegar hasta el puerto de Vigo donde intentarán repararlo en menos de las 24 horas, que tienen como máximo de permanencia en puerto neutral, por los convenios internacionales. No les es posible repararlo a tiempo y tanto la tripulación como el buque son retenidos hasta el final de la contienda.

IMG_1858

El tiempo apremia, tengo un permiso especial para acceder con la moto a los muelles del puerto de Vigo, permiso que se curró mi amigo Alberto, a quién se lo agradezco infinitamente. Por poco, pero llegamos a tiempo de recorrer el interior de este industrial puerto. La sensación es extraña, algo así como estar “fuera de contexto”.

La ciudad de Vigo fue muy importante para el tercer Reich por muchas razones. Una extensa red de espionaje trabaja en la zona. Cientos de submarinos U-Buts se avituallan y reparan en sus astilleros y las tripulaciones se reponen en la ciudad.
Son frecuentes las salidas de barcos cargados de wolframio tan necesario para el aparato militar alemán.
En el verano de 1943 tres submarinos alemanes fueron hundidos por aviones aliados frente a las Islas Cies.
La legión Condor, tras finalizar su participación en nuestra Guerra Civil, desfila por las calles de Vigo antes de embarcar, rumbo a Alemania, en el transatlántico de recreo reconvertido en buque hospital Wilhelm Gustloff. El hundimiento de este enorme barco el 30 de enero de 1945 en El Báltico, torpedeado por un submarino ruso, la mayor tragedia marítima de la historia con casi 10000 víctimas.

 

Sentado en uno de los muelles del puerto, con las piernas colgando en infantil balanceo, observo, disfruto, casi ciego mis ojos con la fantástica puesta de sol en el lugar donde la ría se rinde frente al mar. Hago balance de estos días buscando la historia en moto. Un sentimiento de satisfacción, de trabajo concluido, también de nostalgia que me impregna poniendo cara y nombres a aquellos que la perdieron o sufrieron en una guerra, doy por concluido este primer capítulo, muy pronto el segundo.

IMG_1860

IMG_1862

Quiero agradecer el apoyo y la compañía a mis amigos Chesko y Alberto.

A Carlos Gohringer.

A Agustín Ruzafa y su blog www.galiciaenlasgm.blogspot.com.es/

A Diego Alonso y Juan Carlos Salgado

Y al foro www.u-historia.com

IMG_1781