OBJETIVO DAKAR 2013

OBJETIVO DAKAR

Esta es la historia de un deseo, de un sueño de niño cumplido y de la consecución de un objetivo al mismo tiempo. Llegar hasta el mítico Lago Rosa en Dakar en moto era el sueño y llevar la Derbi Terra 125, Borrica para los amigos, hasta Thies, ciudad a 62 kms al este de la capital senegalesa con el fin de donarla a un misión de salesianos que se parten, literalmente, la cara diariamente para ayudar a los más necesitados el objetivo.

Creo que reflejan mucho más fielmente los sentimientos, sensaciones, experiencias vividas y el estado de ánimo que un texto escrito semanas después en la comodidad de mi casa víctima del olvido selectivo de la memoria que amortigua las cosas vividas.

He preferido utilizar como crónica de este viaje los comentarios colgados en facebook cada día.

Nunca aconsejo leer un texto mío, ahí está para quien quiera “perder” su tiempo, pero en esta ocasión os pido paciencia. Si os gustan los viajes, la moto, los sueños cumplidos entonces tragaos este tocho que escribía sin filtros emocionales cada día al terminar cada etapa. Reflejan lo que sentía  y pasaba por la cabeza en aquellos días, que ya parecen muy lejanos, recorriendo un trocito de África. GRACIAS.

DIA 1

3, 2 , 1, CERO…….

El día amanece frío y amenaza lluvia. Tan solo 700 kms en mi Borrica 125, hasta Almería. Pero no siento la hipotermia en mis manos y pies, muchos kms antes de llegar a Villalba ya siento el calor de los muchos y buenos amigos que allí me esperan para darme una no merecida despedida. Ellos no imaginan cuanto bien me hacen, por su culpa, además del frío,  los nervios desaparecen, esos nervios del inicio de un viaje tan especial como este. Miro a los ojos de cada uno de ellos y ellas y veo un brillo de ilusión. Todos son soñadores y si estaban allí conmigo, era en parte por sentirse cómplices de mi sueño, que bien podía ser el suyo. GRACIAS AMIGOS.

Estas etapas de transición no tienen mucha historia, solo sirven para hacer desear aún más el llegar al destino final, Dakar, ¡qué bien suena!

Paso la noche en Almería, en compañía de Nico y Aurelio esperando la mañana. El ferry tiene las 11horas como hora de partida, apuro hasta última y tras una agradable charla con los agentes de la Guardia Civil  del control de frontera, subo el último a la bodega del barco. Las siete horas de travesía hasta Nador se convierten en una especie de montaña rusa, el Mediterráneo saca el genio, por algún motivo está cabreado y lo demuestra con fiereza.


Fácilmente me quedo dormido en la cama, que más que una litera parece una hamaca, al despertar casi no tengo tiempo ni de incorporarme cuando una nausea estremece mi apijotado cuerpo. Lo inevitable ocurre, mis tripas no obedecen mis órdenes y llevan la contraria a mi cerebro, sin piedad sueltan una y otra vez un lastre que ya no existe, aún así insiste hasta lo absurdo.

Cuando todavía quedan una par de horas de luz desembarco el primero, sin perder tiempo me dirijo a los puestos donde pasar los trámites del pasaporte y vehículo. Increíblemente rápido, en poco más de 10 minutos ya estoy enfrentándome a un amable agente de aduanas, “¿algo que declarar?, me pregunta, “no”, contesto yo. El hombre me cree y con una sonrisa en la boca me desea “bon voyage, bienvenue au Maroc”.

África me recibe con cielo cubierto y con el mismo viento que tenía enfadado al Mediterráneo. Después de 40 kms con dirección oeste tomo rumbo sur hacia Guercif.

Sabido por todo lo peligroso que es circular de noche por Marruecos, es algo así como un suicidio, pero es importante avanzar todo lo que pueda para que al día siguiente resten los menos kms posibles para llegar al Erg Chebbi.

Hay cosas que nunca cambian y la jodida costumbre de los marroquíes de llevar las luces largas en todo momento se mantiene como una tradición milenaria. Ocurre algo curioso, en mis alocadas rutas del miedo buscando entre otros misterios, la chica de la curva sin encontrarla, aquí en el reino Alauita las hay y a patadas, mejor dicho los hay a patadas. En cualquier sitio, en cualquier momento aparecen de la nada, vagando como zombies sin destino. El primero de estos zombies me provocó un amago de infarto, imaginaos una figura estática  ataviada con una chilaba blanca y la capucha en la cabeza al salir de una curva, era un tío si, pero con el primer golpe de luz de mi faro sobre él, en medio de la oscuridad creí ver a la muerte, incluso imaginé que levitaba, ¿Habría llegado mi hora, venía por mi? ¡jajajajajja!

Contando zombies llego a Guercif, un modesto hotel, con más pinta de puticlub que otra cosa, será mi nido esta noche.

DIA 2

VAMOS A LA PLAYA!!!!!

Muy temprano me subo a la grupa de mi Borrica, 500 ventosos kms nos separan de Merzouga y no por haberlos disfrutado en multitud de ocasiones dejan de sorprenderme los paisajes que ésta olvidada carretera brinda. Es difícil describir la belleza de lo árido, de lo aparentemente muerto y más difícil aún es explicar que cuanto más parece falto de vida el entorno según descendemos, en línea recta, hacia El Sáhara, más bello es.

Los 500 kms pasan en suspiro, llegar a Erfoud, supone estar a las puertas del desierto.

A partir de aquí y más evidentemente, después de Rissani, comienza a adivinarse la silueta sensual, maravillosa de las dunas del Erg Chebbi. Hipnotizado, abandono el asfalto para, otra vez en línea recta, dirigirme hacia esa especia de agujero negro, en este caso naranja, que me absorbe irremediablemente. Y es que este lugar tiene un poder hipnótico sobre mí, cada vez que me encuentro acorralado por dunas necesito quedarme solo, necesito sentir la soledad, sentir el silencio, sentir la caricia del viento, sentirme pequeño, insignificante.

Es casi mágico ver crecer esa inmensa masa de arena según voy acercándome, cuando por primera vez, a lo lejos en el horizonte puedo verlas, todavía muy pequeñitas, el corazón y el estómago se alteran, la sensación de comenzar un sueño.

A las 17h00 por fin me encuentro a los pies de las dunas, algunas de casi 200m de altura, buscando la casa de mi amigo Jordi. La tarde, noche y la mañana disfrutaré del lujo de su compañía, la de su familia y de su hospitalidad bereber.


 

DIA 3

HOUSTON TENEMOS UN PROBLEMA!!!

Madrugo para antes de partir, “jugar” un poquito con la Borrica en las dunas más próximas, pero en una enganchada en la arena observo que pierde abundantemente gasolina por alguna parte del carburador. Mejor aquí que solo en medio de ningún sitio, pienso. Una llamada a un mecánico/mago local conocido de Jordi y en unos minutos el chamán de la mecánica “ñapera” deja resuelta la avería que en Europa costaría mucho más tiempo y dinero solucionar.


 

Este retraso me hace replantear el día de hoy. Imposible llegar a Foum Zguid, tendré que conformarme con llegar a Zagora.

300 kms nada más hoy. A partir de mañana dare caña. La carretera que llega a Zagora por el sur pasando por Mcissi y Tazzarine es impresionante, la he recorrido varias veces y no me canso. Literalmente te sientes en otro planeta. No sé si recordareis una foto de la Burrita con el cadáver esquelético de un camello delante, pues increíblemente he encontrado el mismo lugar y he repetido la foto, aunque el camello esta un poco mas desmejorado. Me he dedicado a repetir algunas de las fotos que hice en esta zona con Burrita hace dos años.
Hace calor y mucho viento. Borrica se porta muy bien y no se queja nada, desde que la metio mano Hamid va más fina y consume menos.
La pena del día es haber llegado al valle del Draa dirección Zagora ya de noche. No he podido disfrutar de los kms y kms de palmerales y pueblos sin fin. De lo que me he hartado es de esquivar almas en pena y es que la santa compaña no está en Galicia, está en todas las carreteras de Marruecos. El acertadísimo consejo de evitar moverse en la noche, día sí y día también me lo salto, esto de ir tan despacio tiene sus pegas.
Por contra he tenido doble premio, una luna llena enorme que apareció de repente tras una curva, creedme que me llevé casi un susto al verla. QUE REGALO!!!!!!!!!!!!!!! estaba preciosa. Y qué decir del cielo, que a pesar de haber luna llena las estrellas brillan con ganas.
No lloréis por mí, que sufrir, sufrir, más bien poco,jajajaja.


 

OBJETIVO DAKAR

Día 4
Ten amigos para esto,jajajjaja. El pobre Pepe, chavalillo que echa una mano a Jordi en las tareas con los buggies, a mi pregunta de si la pista que va directa desde Zagora a Foum Zguid está ya asfaltada, me responde rotundamente que sí. Hace cuatro años me comí con patatas la pista, se atraganta porque es muy pedregosa y además lo poco que han hecho está en obras, en conclusión un puto infierno. En algunos ocasiones se dividía en dos o en tres tomando direcciones diferentes y sin GPS, sin mapa y sin poder preguntar se me hacía difícil tomar una decisión, al final tiré de mi amigo inseparable, el sol, Manolo para los amigos y a puro huevo/orientación acerté. No es que fuera complicado, pero cuando esperas encontrar una carretera y te encuentras un pequeño infierno las dudas te invaden. han sido 100 kms que me han llevado casi tres horas. En los tramos más empedrados iba despacio para castigar lo menos posible la moto y evitando pinchar.



Pasando Tissint, paro para hacer una foto y de repente sin saber de dónde viene, una voz me dice "Hola". Sin oírle había llegado un italiano delgado y quemado por el sol en bicicleta, estos sí que tienen merito. Está recorriendo todo Marruecos a pedales y no mamándose precisamente,jeje. Nos deseamos suerte y a otra cosa mariposa.


Este sur marroquí solo se puede definir con una palabra "Marte", piedras y mas piedras doradas y oscurecidas como si el sol las quemara, es difícil ver algo de color verde, pero tiene una belleza terrorífica, absorbente, pero belleza. Las piedras son el caos y las dunas la armonía.
Hoy he ido más despacio de lo habitual, no tengo prisa, llegar al final del día voy a llegar, pero aflojo hasta los 80km/h. He conseguido un consumo ridículo y a los 280kms he repostado y todavía faltaba un litro para entrar reserva.
Etapa de 540 kms, incluyendo los 110 kms del horror de pista para llegar a Foum Zguid. Entre nosotros, he sufrido un poco por la moto, pero me lo he pasado teta, me he sentido realmente solo y en definitiva mi alma motera es offroad, y nada como el desierto para mi alma.

Duermo en Guelmin, mola esta city, mucho jaleo en las calles y garitos guapos,jeje, incluso he visto un heladero en la calle. Hotel por 18 aurelios con wifi, pan, Coca-Colas, Poms, lomo embuchado y latilla de mejillones, se puede pedir más?????........ si a mi niño y a mi niña. Cuanto os echo de menos.



 

OBJETIVO DAKAR
Día 5
Me lio con los días, no sé ni que día es hoy.
cosa extraña, estoy siendo perezoso para ponerme en marcha, normalmente soy como un militar disciplinado, pero no sé qué me pasa.
Hasta hoy he pasado muchos controles rutinarios, pero hasta la entrada en Tan Tan (la foto de la rotonda con camellos) no me habían pedido la "fiche". Es una hoja donde llevas preparados todos tus datos para no perder tiempo, se la entregas y tiras palante. Hasta llegar a Boujdour( Bojador en tiempos españoles) he entregado tres.

En El Ouatia me he encontrado con el océano, llegar a ver el mar, para un tío de interior siempre es agradable y emocionante al mismo tiempo. Los acantilados casi no dejan espacio para las playas, pero cuando lo hacen muestran vistas tan bellas como las dunas a pie de mar que podéis ver en la foto, y eso que no hace ninguna justicia a la realidad. Muchas caravanas de franceses, belgas y algunos españoles por todas partes, pero muchas.


La carretera, desesperadamente recta, por momentos casi podía tocar el Atlántico, en una de esas ocasiones he parado y he permanecido extasiado un buen rato, no sé si con la boca abierta pero no me extrañaría. Ha sido uno de los pocos ratillos que me tomo de relax y me distraigo del objetivo que no es otro que llegar yo al Lago Rosa en moto y que Borrica tome posesión de su lugar de residencia hasta que no pueda mas de viejita.
El viento, fuerte, entraba en tierra con fiereza, las olas obedientes  intentaban lo mismo, pero una y otra vez chocan contra unos cortados que con cada golpe retroceden unos milímetros y tiñen de ocre los primeros metros de la inmensidad del azul.
He disfrutado en silencio pensando en lo mío, que no es poco.


A mi izquierda, intermitentemente, aparecían montañas de arena, creo que las llaman dunas, como si fuesen ronchones en un brazo acribillado por los mosquitos. Más adelante tendrían continuidad y acompañarían mi vista algunos kms seguidos. Tengo que reconocer que me he puesto palote con la visión de esas formas ondulantes, no hay nada que se parezca más a una mujer bella desnuda tumbada que las dunas, esa armonía, esa suavidad sensual, casi sexual............... lo dejo que me pierdo.
Pero, como el orgasmo masculino, esto dura poco, en seguida, el "puto" desierto, si, puto, el que no aporta nada, la nada. Aridez y nada más, piedra, arena fea, herbe de chameaux y se te baja todo el lívido dunero,jeje.
Es curioso comprobar cómo las ciudades y pueblos del antiguo Sahara español son los más bonitos de Marruecos. Tan arregladitos, tan adecentados, tan limpios. Hay que tener a los saharauis contentos y anestesiados con estos "cadeaux".


No me he detenido, pero la he cruzado entera y puedo decir que me ha parecido una cucada El AAiun, estética árabe pero muy cuidada y limpia, molaaaaa. Rodeada de dunas anaranjadas que se interponen entre la villa y el océano. Quien tuviera unas a la puerta de casa..........
LLego ya anocheciendo a Boujdour (Bojador), en ciertas cosas se aprecia el pasado español, en nombres de hoteles, tiendas, el faro que orienta a los barcos y que tengo de frente a la ventana de mi habitación. Por 18€ estoy la mar de bien y recibiendo amabilidad a raudales. Mis vecinos de habitación son senegaleses que bajan a su país, hablan un perfecto español, viven y trabajan con nosotros y me hablan de su país.



Esto ya lo contare en un capitulo aparte, pero desde hace un par de días me llegan infos preocupantes de la frontera de Marruecos y Mauritania que pasaré pronto. La situación en la zona parece muy tensa y se habla de comandos de yijadistas por allí. No me cabe un piñón polculo. A ver como se va aclarando esa info, que lo que me llega es como para darse la vuelta. A ello sumamos la incertidumbre de si la frontera está cerrada o con restricciones, no sé como afectara esto al objetivo Dakar. Esperaremos acontecimientos y contactos que ya contare.
Daos por besaos. muakssss

 

OBJETIVO DAKAR
Día 6
La noche ha sido toledana, tanto, que había decidido darme la vuelta. Y no era por miedo propio. Lo tenía por mi enano de cuatro añitos y por mi jefa. Si hay riesgo y peligro de verdad, no podía hacerles pasar por algo así. Si no tuviera responsabilidades, creedme que no me lo habría pensado ni un minuto. Me decían que había comandos de Al Quaeda por la zona, yihadistas intentando colarse hacia Marruecos, que al no poder cometer ellos los secuestros pagan a bandidos para que lo hagan, que la frontera cerrada, que no cerrada pero con muchas restricciones y controles, etc., etc. Poneos en mi lugar, hasta las tantas de la madrugada recibiendo info y dándole vueltas. Cuando, hinchado de mala hostia y rabia decido volver por donde llegué,
Miguel Ángel Morillas me pone en contacto con un angelito viajero y optimista, Mamen Portillo Afrikia, me da su opinión y me emplaza a llamar a un amigo suyo, creo que vicecónsul en Nouadhibou y que seguramente me dará una información más objetiva. Dejo la decisión en stand by hasta las 9h00 (hora marroquí) momento en el que debo hablar con esa persona.

Resumiendo la charla con el viceconsul, allí hacen vida normal, con las precauciones necesarias y que por la carretera que va directa de Nouadhibou a la capital Nouakchott, no debería haber problemas. No quiero escuchar más. Pido suerte y protección a algún dios, no recuerdo a cual, preparo los bártulos,tiro millas hacia hotel Barbas a 87 kms de la frontera.

No era fácil llegar de día, con la llamada y los preparativos rutinarios se había hecho muy tarde, las 11h00, anocheciendo a las 18h30 y con la 125cc iba a estar muy justo. Para colmo, al salir de las calles del antiguo Bojador (Boujdour) la realidad me da un ostión del quince, lo que parecía un viento más o menos fuerte se convierte en la peor tormenta de arena que he visto, me ha sido difícil mantenerme dentro del asfalto, por momentos la carretera desaparecía como si un mago me gastase una broma con un truco inoportuno. No eran culebrillas de arena las que cruzaban el asfalto, eran pitones traga elefantes. Buscando la postura de tortura aerodinámica luchando contra el viento, conseguía alcanzar nunca más de los 75 km/h. Tarea complicada era la de respirar, todos y cuando digo todos, son todos, los orificios de mi cuerpo tapados. He masticado arena, la he olido, la he escuchado dentro de mi cabeza y la he sentido en más sitios de los que mejor no os hablo. 200 kms así, en el refugio de una gasolinera intento repostar sin que entre más arena que gasofa, pocos segundos después llega un pickup MITSUBICHI con Mohamed dentro. Se me pasa por la cabeza una trampa, si, la tentación es fuerte, temo por la Borrica más que por mí. Total, lo mío horas después se arregla con una ducha y un descanso, pero a ella, si la arena no respeta sus orificios, como no hace con los míos, podría ser fatal. caigo en la tentación, me acerco a Mohamed de 34 años (me enseño su carnet) y le pregunto "Oú est-ce que tu vas??", a Dakhla responde. Vaya suerte la mía, yo también voy para allá. Por lo menos debo intentar acercarme, aunque la tormenta impida que llegue a Barbas. En un instante acordamos el ridículo precio de 17€ por llevarnos 160 kms. Subimos, no con poco esfuerzo la motilla a la chepa del Mitsubichi y salimos otra vez al infierno.

En Dakhla (antigua Villacisneros) pasaría la noche y ello retrasaría un día esta movida. Charlamos como podemos de lo que podemos, no habla casi nada de francés y en los ratos de silencio me digo que tengo que tirar palante, no admito retrasos. He decidido entrar en Mauritania y darle tiempo al miedo y a nuevas noticias solo pueden traerme dudas. En el cruce de Dakhla, me dispongo a bajar la moto y Mohamed me dice que puede llevarme un ratillo mas. Un buen hombre que estaba sufriendo más que yo por los 200 kms mas de tormenta que me iba a comer. Y esos fueron los que hice hasta el oasis de ensueño, en medio de la más absoluta nada, que es el hotel Barbas. Los propietarios son Saharauis y lo dirige Manolo una delicia de hombre que sin conocerme me recibe con un abrazo y en un canario bellísimo me dice "bienvenido mi niño".


No se que habrá bajo tierra en este agreste y hostil rincón de la tierra para que hayan habido guerras y conflictos por ella, pero en superficie NO HAY NADA. Cuando decimos "el culo del mundo", sin saberlo nos referimos a esta parte del planeta.
buffffff!!!!!!!!!!!!! no me explico cómo casi lo olvido. Maemia!!!!!!!
He visto una de las siete plagas del apocalipsis. Literalmente he atravesado varias nubes de langostas con cara de mala hostia, si, a algunas las he visto la jeta chocar contra mis gafas y quedarse entre la visera de mi supercasco LS2 (momento publicitario,jejeej)
Son como periquitos de grandes y hacen un daño del copón. Me he acordado de alguna escena de la peli "El Exorcista", creo que la 3. Y es que, no estoy seguro, pero alguna tenía los ojos rojos encendidos en sangre, sangre del diablo,JAJAJAJAJJAJA (risa muy maligna).
Voy a cenar con Manolo y preguntarle detalles de la frontera y demás.
Hoy pocas fotos, como comprenderéis, sacar la cámara era poco menos que un suicidio fotográfico.
Mañana sensaciones fuertes. JAILOVIUOL!!!!!

 

OBJETIVO DAKAR
Día 7
440 KMS HUYENDO DE FANTASMAS
Después de una velada muy agradable y relajada en el oasis del Hotel Barbas a las 6h30 tocaba levantarse. Noche cerrada. 87 kms me separan de "tierra de nadie". Tengo que reconocer que iba tenso, de momento pensando en el paso de las fronteras, ya tendré tiempo después de pasar canguelo con la travesía de Mauritania.


A las 8h30 me salto la cola de coches y camiones, en su mayoría africanos, y como si se tratara de una pole de gran premio me situo en primera posición de la parrilla, nadie me dice nada. En teoría abren a las 9h00, pero para dar más suspense abrirán una hora más tarde. En lo que espero puedo ver la picaresca y ambiente extraño de este tipo de fronteras" culomundistas", incluso peleas entre negros y árabes discutiendo por las tasas abusivas que a los negros quieren cobrarles por rellenarles un formulario que es gratuito. Es curioso ver que el 95% de las matrículas son españolas, todos viven y trabajan en nuestro país.
Curiosos se acercan a mí a preguntar por la moto y en seguida haces amigos, la verdad es que los negros son muy simpáticos y hay una cosa que me gusta especialmente de ellos y es que no les cuesta sonreír. Para mí la África negra representa la vida, la vida salvaje en toda su extensión, con lo bueno y lo malo.
Por fin abren la frontera y lo que hasta ese momento era una cola ordenada, se convierte en una carrera a vida o muerte por alcanzar corriendo el puesto para sellar el pasaporte, primer obstáculo de la carrera. A los vehículos no nos dejan pasar de momento y cuando lo hacen paso de ser el primero en la parrilla a ocupar una deshonrosa posición entre el 20 y el 30. Sobre una poyata colocan los pasaportes en riguroso orden de llegada al puesto, puedo distinguir entre todos ellos el mío por el escudo del reino. El funcionario marroquí, como si fuese tímido o no quisiera tener ningún tipo de contacto con la chusma que allí entre codazos esperábamos nuestro turno, deja un rendija de menos de diez centímetros en la ventana por donde cada uno entrega su documentación. Me siento raro, pero resulta divertida la situación, un calvito blanco entre tanto negro peleando por estar junto a la ventana, soy la nota discordante, el garbanzo blanco, el fuera de contexto. Os puedo decir que el pabellón español ha quedado bien alto, mis codos funcionan y muy bien.
Por suerte, en la cola de la garita de enfrente hay poca gente, ahí se arreglan los papeles de importación temporal del vehículo. Siempre con un "bon jour, monsieur" muy sonriente y actitud entregada, corderil, rayando con la sumisión sado maso, solo me faltaba la bola roja en la boca, jajajaja, bueno tampoco tanto.
Un par de controles más y me dan el pistoletazo para atravesar esa tierra de nadie, que solo puedo describir como el peor escenario imaginado de una película de mad max. Coches reventados, abandonados, oxidados entre los que vagan seres sin destino ni futuro. Siento pena, mucha pena por esas personas que no pueden dirigir sus vidas para ningún lado, literalmente, recordad, zona minada. De repente me engancho en un tramo de arena, no puede ser, aquí no. Siento lo mismo que sentía de niño cuando veía una peli en la que salían leprosos, tenía un miedo exagerado a esa enfermedad y el miedo a que alguno de esos apátridas errantes se acercara y me infectara por un milisegundo me invadió, lamento mucho haber sentido eso, pero es lo que pasó por mi cabeza. Increíblemente se me hace corto y ya puedo ver la mísera frontera mauritana.

Estoy solo allí, soy el primero que llega al paso fronterizo hoy, en seguida me dirigen a la primera garita, después a la segunda y finalmente la tercera donde me hacen un seguro para una semana por 10€. el trato ha sido amable y rápido. Descuelgan la cadena para mí y en ese momento comienza la larga huida de los fantasmas.
Con toda la información negativa que me llegaba días atrás sobre la situación en la zona, lo que debía hacer era apretar el culo, dar gas y confiar en no ser yo ese occidental que unos bandidos contratados por los malos sea raptado del mundo real y acabe en el más allá de las dunas, mucho más allá. Como toda situación es susceptible de empeorar y al amigo Murphy, un cabrón con pintas, trabaja a jornada completa, la tormenta de arena del día de ayer no se ha cansado y hoy vuelve a soplar con la misma rabia. Imaginad mi situación, 440 kms por delante de tensión, una huida de un enemigo que no se si existe realmente o es fruto del miedo que me llega desde España, la tormenta de arena frontal lucha contra mí y Borrica, ni adoptando la postura de tortura aerodinámica consigo pasar de 75 km/h. Es desesperante, así se me hará de noche sin haber llegado a Nouakchott y eso será un problema gordo. ¿Cómo puede escapar alguien a 75 km/h? ni los hermanos Macana iban así de lentos. Otro temor acecha, con esas condiciones el consumo se dispara y aunque en teoría llevo gasolina para todo el trayecto, dudo mucho que sea suficiente para llevarme hasta la capital mauritana sin tener que buscar repostaje.
Pasan los kms y el paisaje no cambia nada, la visibilidad que permite la arena en suspensión no deja ver nada agradable, vuelve a ser la nada, el culo real del mundo. Me la imaginaba llena de dunas, pero nada o casi nada.


A mitad de trayecto un área de servicio Total a la mauritana, aquí no saben lo que es "sans plomb", aun sin saber si estoy echando la super de toda la vida hasta arriba de plomo, no tengo opción, hay que llenar deposito. Borrica es dura y se traga lo que la echen.
Mi esfínter sigue apretado sin un segundo de relax, atravieso varios poblados en los que no se ve a nadie, este país está muerto, o eso parece. La cuenta atrás de los kms va descontando lentamente, según caen esos kms, también caen el numero de fantasmas en mi cabeza y ya solo cuando llego a los -100 empiezo a relajarme a la vez que se relaja el viento. Nouakchott esta más cerca, me permito parar en una especie de pueblo en el que unos niños juegan.


La única compañía que recibo es la de los 14 controles militares en los que entrego la correspondiente "fiche", debo decir que en todos demuestran simpatía y educación.
Bon jour monsieur, Ça va?, la fiche síl vous plait. MerÇi, bon voyage. esa es toda la conversación.
Los fantasmas han desaparecido por completo y ya sin darme cuenta estoy en el arrabal de esta preciosa, para mí, ciudad de mierda (literalmente) que es Nouakchott. Se presenta ante mí en todo su dudoso esplendor. El país que parecía muerto, aquí estalla en vida, vida entre mierda, mucha mierda por todas partes y polvo y burros domesticados y burros asilvestrados vagando en caravanas entre la gente y mierda y cabras y ovejas enormes y gente y coches y carromatos y mierda y.....................................
No sé dónde dirigirme, no tengo ganas de dar muchas vueltas, rápidamente pregunto por hoteles, me indican una dirección donde hay varios. Joder, todos son carísimos, después de preguntar en cinco o seis me quedo en el Atlantic en donde consigo un precio ¿razonable? de 80€, en todos me pedían no menos de 120€. La madre que los pario.
Y esta es la historia de un día en el que los fantasmas no me alcanzaron.
Todo esto me lleva a una conclusión ¡¡¡que peliculero soy!!!!!
Tampoco era para tanto.
Seguiré dando guerra, al menos un día más.

 

OBJETIVO DAKAR
Día 8
¡¡¡¡¡S.O.S. ME MUERO!!!!!


Qué Allah me perdone el único exceso que me he permitido en todo el viaje. He pasado una noche de los "ochenta". Y no una noche nostálgica de los años mozos, no, no, "une nuit de quatre-vingts euros". Por la mañana la mierda fósil de las calles de mi "preciosa" ciudad mauritana (Nouakchott) continúan en el mismo lugar. Me resulta inevitable sentir pena por los habitantes de esta aldea gigante, debe ser duro vivir en estas condiciones, pero también siento pena, mejor dicho, rabia o mala hostia viendo como arrean con exagerada fuerza a mis burritos con largos y gruesos palos de madera en el lomo o los costales según convenga la dirección a seguir. De verdad, me da coraje, ya sabéis de mi amor no pecador con los burritos. Como los malos actores ya estoy encasillado e identificado para muchos de vosotros con este simpático animal. Pufffff!!!!!! ahora que lo pienso, y con los zombies, y con los fantasmas y el miedo. Me he convertido en un jodio friki.


Sorprende ver hileras de burros africanos salvajes discurrir entre los coches y personas, y a las cabras, ovejas y gallinas comer en los vertederos callejeros, mejor no pensar que esos precisamente son los que proporcionan la carne para los papeos en los hoteles y chiringuitos.
Todo preparado, el mochilón y garrafa bien amarrados, solo falta un pequeño detalle, hacia donde tirar, no tengo ni idea de cómo salir de Nouakchott en buena dirección, no llevo un navegador que haga por mí el trabajo. Por suerte, al poco de emprender la marcha un Dacia Duster con matrícula francesa circula delante de mí, me situo a su altura y les pregunto si van hacia Senegal, la respuesta es sí y además van por la pista Diama, frontera más amable que la caótica de Rosso. Llevan un peazo gps con la pantalla mas gansa que un portátil, quiero pensar que lo tienen controlado y saben cómo y dónde ir. Me acomodo detrás de ellos y dejo pasar los kms viéndoles el trasero .................................de su coche.
Cuando se supone que resta poco para tomar el desvío hacia el oeste y meternos en la esperada pista, comienzan a dudar, decido adelantarles y hacer el trabajo sucio y salvarles el pellejo. Sin más problemas acierto con la pista a la primera. Atrás dejo el último control militar mauritano, hoy 8 más a apuntar a la cuenta dada por perdida hace ya muchos kms.

Unos 100 kms de pista por delante, la cojo con alegría y mantengo ritmo alto a pesar de la mucha arena que dificulta el pilotaje, en arena no hay otro secreto que vencer ese punto sicológico de dar gas e ir rápido.
Cada vez queda menos para alcanzar mi sueño, mi objetivo, por primera vez los siento cerca. Estos últimos días de no retorno se repetía un pensamiento en mí calva cabezota, curioso y contradictorio al mismo tiempo, cuanto más me alejo de lo mío, cuanta más distancia pongo entre lo que quiero y yo, más cerca estoy en realidad y es que para mí la única forma de volver es llegar hasta el final.
Disfruto pilotando en la pista arenosa, tanto que en un tramo de calentón, en alguno de los saltos pierdo la garrafa de gasolina, cuando quiero darme cuenta es probable que hayan pasado bastantes kms desde que se cayera, dudo si volver a por ella o continuar. No estoy seguro si llego con lo que queda de depósito, pero si vuelvo haciendo más kms de la cuenta y no encuentro el bidón puedo meterme en un problema gordo. Retrocedo rezando para que los franceses que en teoría vienen detrás de mi lo hayan visto y recogido, Allah es grande y en pocos minutos a los que hace una hora había "salvado la vida", ahora son ellos los que me la salvan a mí.
De repente el cambio de paisaje es radical, pasando de la aridez ocre de la arena y tierra, con aire desértico todavía, a la vegetación de las marismas del río Senegal. África, en todo su esplendor se muestra ante mí, vacas que parecen búfalos, cabras, dromedarios, facoceros, cocodrilos e infinidad de aves se cruzan delante de mi sorprendida y maravillada visión.

La conducción se torna muy incómoda, aparece ya definitivamente el tolée ondulé provocando un tembleque muy desagradable.
Pago 5€ en concepto de entrada al parque nacional Diawling y sin casi darme cuenta estoy frente, otra vez, la raya maldita que representa una frontera.
Qué alcen el telón, comienza la función!!!!!
Varios amigos me comentaron que a pesar de ser Diama una frontera menos problemática que Rosso, estuviera preparado para una tocada de huevos. Sinceramente no me apetecía nada ese toqueteo y para intentar evitarlo maquino un maquiavélico plan, que no es otro que el dar penica. Poco antes de llegar al puesto de salida mauritano me rebozo en el polvoriento suelo, tampoco se nota mucha diferencia, llevo conmigo todo la mierda del desierto. Me bajo de la moto con gestos de fuerte dolor en el lado izquierdo del bajo vientre, enseguida me atienden y se preocupan por mi estado, les explico con muecas fingidas que he sufrido una caída en la que me golpeé duramente con el manillar.
Se apiadan de mi y en 15 minutos Mauritania pasa a ser un recuerdo. Tras un largo puente, una barrera me corta el paso, antes hay que pagar un peaje por el uso de dicho puente. Repito mi actuación de óscar, pero esta vez recreándome en ello y metiéndome en el papel. Me invitan a sentarme, me ofrecen comida que rechazo , me sellan con cierta prisa el pasaporte. En la garita de enfrente acaba de comenzar la pausa para comer. ya sabéis cuando un poli de frontera africana se sienta a descansar no hay dios que se atreva a ordenarle levantar y trabajar y eso ha sido así hasta hoy. Ya no puedo flojear, el show must go on. En un primer momento se preocupan por mí, pero su sagrado descanso es eso, sagrado. Un poli rezagado me ve tumbado en el suelo, me pregunta y otra vez y van no sé cuantas, repito explicación añadiendo ante su falta de humanidad que había orinado sangre. Había apostado fuerte y tenía que seguir adelante con el farol. Al oírme decir lo de la sangre, le cambia la cara y manda movilizar a todo el mundo, incluso me ofrece llamar a una ambulancia, por un momento me vi tumbado en una cama de quirófano siendo operado de no sé qué. Increíblemente interrumpen el descanso y la comida para hacerme cuanto antes los trámites y dejarme marchar.  40 minutos y 65 euros después estoy en Senegal subido a Borrica y dirigiendo mi proa hacia la colonial Sant Louis. No siento haber montado esta película, me he buscado la vida, he utilizado sus mismas armas, el engaño, pero con una diferencia, yo no he hecho daño a nadie y ellos si pueden te sacan los ojos. Unos chicos de Gambia con los que había coincidido días atrás en la frontera entre Marruecos y Mauritania, llevaban dos días retenidos por que los muy cabrones les pedían 250€ por pasar, algo que desde luego es inventado e ilegal. Donde las dan las toman.


Los 32 kms hasta Sant Louis los hago en un paseo triunfal a 60 km/h cantando y saludando a todo el mundo como si de un rey se tratara.
Con extraña facilidad encuentro el hotel de unos españoles en el centro de la isla de esta encantadora ciudad. Me instalo y me doy un paseo por la orilla del rio Senegal.
Entre mis habilidades no se encuentra el baile pero mi poseído cuerpo intenta imitar los movimientos de unos convulsos chicos que danzan al ritmo de la percusión de los djambés. Se ríen de mi o conmigo, no lo sé, y por primera vez en mi vida no me importa pasar por ese ridículo. ESTOY FELIZ.


 

OBJETIVO DAKAR

DIA 9
LAGRIMAS ROSAS

5h30: Hora zulú.
La marea baja en Sant Louis era a las 7h30 y en Dakar sobre las 7h00. Para tener margen para recorrer los 130 kms de playa hasta el lago rosa, según consejo de Tente (
Clemente Ratera), con el que me iba a encontrar en la playa. No podía retrasar a mas de las 6- 6h15 el comienzo del trayecto playero. Eran las 5h55 cuando arrancaba a Borrica junto al hotel de Sant Louis donde dormí un ratillo. En medio de la oscuridad no es fácil encontrar los puntos e indicaciones que Tente me dio ayer para a la altura del pequeño pueblo pesquero de Potu, dirigirme perpendicularmente hacia el océano. Antes 40 kms de carretera y pista arenosa cruzando pueblos fantasmas, se hace muy extraño circular sin que niños, adultos, animales, vehículos de todo tipo te asalten y crucen tu camino.

Una última prueba en este Grand prix, salvar los 500m de profunda arena en ligera pendiente hasta la zona húmeda y consistente de la playa. Solamente eran 500m, pero los sudé y bien. El aliento y la saliva tenían sabor metálico, tuve que desabrochar urgentemente el casco, sentía asfixia del esfuerzo. No podía bajar presiones, que me hubiesen facilitado el trabajo, porque luego iba a necesitarla en los 130 kms de dura y compactada arena húmeda.
Consigo alcanzar el borde de las olas en la negra noche, todavía en cobarde retroceso, aunque en pocos minutos ese retroceso se convertirá en lento pero imparable avance en el que el Atlántico no deja prisioneros. Recupero aliento unos instantes, el reloj marca unos alarmantes siete horas y trece minutos. He tardado mucho en acceder hasta aquí, temo que no tenga tiempo material para completar la distancia hasta el lago mas rosa del mundo, por lo menos para mí. El mar en su avance , poco a poco, se comerá el terreno practicable para mi humilde Derbi Terra 125. En los primeros kms no paso de unos modestos 80km/h, es noche aun y desconozco si hay desniveles, rocas o cualquier otro obstáculo que pueda encargarse de dejarme sin piños. Según, la mañana, sin darse importancia va ganando terreno a la noche, voy cogiendo confianza y el ritmo sube y sube y sube hasta que Borrica dice "Retor, no puedo más", no la reprocho nada, para ella 118 km/h de punta en una playa es todo un record. Sonreímos y gritamos juntos.

La niebla no deja admirar el paisaje soñado tantas veces, pero por contra, mantiene un ambiente mágico y especial que no desmerece el más brillante de los soles. Me gusta así, parece escenario de un cuento encantado, de un sueño, de un deseo, es inmejorable, así lo siento y lo disfruto. Me queda un punto de tensión que se acrecienta pensando que no tendré tiempo para recorrer todo el recorrido. Efectivamente, el pasillo útil cada vez se estrecha más. Las olas se toman la confianza de intentar atraparme, al principio tímidamente pero poco a poco ganan en descaro hasta tal punto que en algún tramo en el que la playa tiene pendiente pronunciada se adentran tanto que me obligan a pisar arena blanda y ahí es donde mi montura comienza a sufrir.
Tente, no aparece, yo no lo sabía, pero él quería dejarme hacer la mayor parte solo y me esperaba a unos 20 kms del lago rosa. Me planteo buscar una salida entre los bosques, descabellada idea al tener que atravesar la parte de arena y sin saber si hay salida buena hacia algún sitio. Decido seguir manteniéndome sobre los 105-110 km/h y tirar "palante". Entre la niebla observo lo que parece una masa humana en la misma orilla, es así, en Diogo están recibiendo a las barcazas que regresan de la faena y traen pescado fresco. El gentío es enorme, pido permiso y perdón a cada metro por molestar a tanta gente que intenta ganarse el pan. El espectáculo es maravilloso, insisto en la luz y ambiente especial que da la calima de la pronta hora de la mañana. Las grandes barcas son empujadas por una docena de atléticos negros, las mujeres y algunos hombres transportan el pescado sobre sus cabezas, los niños, juegan a la vez que aprenden y yo allí maravillado con lo que estoy viendo, pero sintiéndome totalmente fuera de contexto y pasando, por qué no decirlo un poco de vergüenza.
Enrosco el gas de nuevo, sin yo saberlo, estoy más cerca del final de lo que me pensaba, no sé donde había leído que eran 180 kms de playa, en esos momentos el marcador me decía que llevaba 100 recorridos y eran más de las 9h00. La marea no cede en su empeño, no atiende a razones ni súplicas. Casi sin darme cuenta, una figura junto a una moto me hace gestos, no puede ser otro que mi amigo Tente. Con mi urgencia por llegar y evitar que la marea nos corte el paso casi no doy tiempo ni a los abrazos tan esperados, casi le empujo para continuar,jajajajajaj!!!!!!!!


En el momento que me veo detrás de él, varias emociones se apoderan de todo mi cuerpo, la relajación de verme bajo la protección de alguien que conoce donde está y delegando en él toda responsabilidad, la alegría de saber que me va a llevar hasta el final y una emoción que como descarga eléctrica recorre literalmente todo mi cuerpo. No puedo describir lo que siento, es muy fuerte, Tente no me ve, pero me pongo de pie sobre la moto levantando el brazo y haciendo gestos eufóricos. De verdad, que había imaginado muchas veces el momento en el que llegara en moto al mítico lago rosa y en ningún caso pensé en esta emoción.

 

  


Me cuesta escribir y reconocer que he llorado dentro del casco, sé que es exagerado, pero no puedo evitarlo. Me acuerdo de mi padre fallecido, de mi niño, de Marta, de todos vosotros que habéis sido muy culpables de que llegue a cumplir este sueño de niño. BUFFFFFF!!!!!!!!!! todavía ahora, cuando tranquilamente escribo estas líneas se me enrojecen los ojos. Para algunos será una pijada, para otros una aventura increíble, pero para mí, es simplemente y nada más y nada menos que un deseo, una meta muy soñada durante casi toda mi vida y en esos momentos realizada. Me siento muy afortunado por lo que la vida me da y por ser capaz de intentar cumplir poco a poco todas mis metas y sueños vitales, no soy rico en dinero, pero si lo soy en ilusiones y en los que me rodean y llenan una vida tan maravillosa.
Lo dejo, luego continuo. Sufro brotes de moñismo, enfermedad incurable en mi y que, como la malaria, de vez en cuando se manifiesta saliendo los síntomas típicos, pero tranquilos, se me pasará......................................................................................................................................................................................
Lo retomo.
LLegamos a la altura de la playa en el que perpendicularmente debemos ir hacia el interior para buscar el ya cercano LAGO ROSA.
Ahora si hay que bajar presiones, dos kms aproximadamente de arena profunda lo requieren. Borrica, tan ansiosa como yo se come la arena con alegría, se crece y pasa como si fuera una 600


Y ahí está, la calima y la poca altura del sol provocan que el lago no haga honor.al adjetivo de su nombre, no importa nada, para mis ojos es lo mas rosa que he visto en la vida. Se repiten las emociones en la intimidad y anonimato que da un casco de moto. Bordeamos parte del lago hasta que Tente se detiene en un lugar tranquilo donde poder disfrutar del momento y hacer las fotos de rigor.
Estoy realmente emocionado y sintiendo ya una especia de nostalgia de lo pasado y experimentado en todos estos días de etapas africanas. la misma sensación que vivimos cuando se acaba nuestra serie favorita. Pero esta batalla de sensaciones encontradas la gana de calle y finalmente la alegría.
Con el sueño cumplido, queda algo no menos importante, culminar el OBJETIVO DAKAR. Mañana Borrica conocerá el lugar y los amigos con los que pasara el resto de sus días. os lo contare.
DIEZ MIL MILLONES DE GRACIAS A TODOS.

 

OBJETIVO DAKAR

DIA 10
Misión cumplida.

Hermanos y hermanas. La misión que me encomendasteis entre todos ya está cumplida. Borrica descansa en sus nuevos aposentos. Ha sido dura la despedida, hemos sufrido y disfrutado juntos, nos hemos cogido cariño en este tiempo.
La he notado rara esta mañana, creo que se olía algo. Thies, está a 62 kms de Dakar, hemos tardado hora y media y eso que hemos ratoneado como las motillas de aquí. Si no eres igual de agresivo que ellos en la conducción te comen y aunque peligroso se hace divertido.
No tenía una dirección del centro de los hermanos salesianos, me dijeron que preguntara a cualquiera en la ciudad que todo el mundo les conoce, y es cierto, pero aun así no ha sido fácil.
Puedo deciros que la dejamos en un buen sitio y en buenas manos, en un lugar donde necesitan mucha ayuda para poder seguir proporcionando oportunidades de futuro a los jóvenes y niños de esta región. Los padres y hermanos son muy sencillos, trabajadores, entregados y desinteresados. No distinguen credos, razas ni procedencias a la hora de ayudar y dar todo lo que tienen y más. Digo más, porque el padre Antonio, que es primo de mi cuñada me ha contado todo sobre la misión que desempeñan y los casos desesperados que les llegan y para los que necesitan ellos mismos ayudas. No dan a basto.
Es un centro de formación profesional donde enseñan oficios a los jóvenes que no tienen oportunidades, dan clases de apoyos para los pequeños, hacen de doctores atendiendo cualquier urgencia que se les presenta, de todo tipo, aunque sean musulmanes o niños no pertenecientes al centro. Esto lo he visto con mis propios ojos. Sus medios son escasos, pero trabajan con mucha dignidad.
Creedme, es un sitio merecedor de nuestra Borrica.
Cuando vuelva, me he comprometido a esforzarme en conseguirles ayuda económica, por escasa que sea. No reciben subvenciones, solamente apoyos puntuales de personas sensibilizadas, en incluso de Ong´s y cooperación española.
Compañeros de trabajo, el día antes de salir me dieron dinero para que lo entregara en metálico allí y se va a utilizar en escolarizar en las escuelas públicas de allí para niños sin posibilidades, con 50€ es suficiente para que un niño pueda acudir al cole un año incluyendo todo el material necesario. Pero las familias que no tienen ese dinero no pueden escolarizarles, y ese es el primer eslabón donde falla la sociedad de la mayoría de países africanos. A través de la enseñanza y la formación se debe proporcionar la posibilidad de desarrollarse a una personita de estas, si no es así, su suerte está echada para toda su vida. Yo, también voy a aportar mi granito de arena. Me contaba Antonio que días atrás, como ejemplo, ha tenido que comprar un colchón para una madre y su hija recién nacida sin marido, muerto recientemente que dormían en el suelo arenoso de una cabaña sin techo, Sin recursos, rogando aquí y allá consiguieron arreglar el techo ya los pocos días un familiar de la chica (el único que le queda) la echó para quedarse con la cabaña recién arreglada y que resulto ser suya. Quiero daros a entender que aunque su labor es la de la enseñanza, no se queda ahí abarca a todo lo que ellos pueden ayudar. ES emocionante y desgarrador escuchar las historias. Ver esto me hace plantearme muchas cosas de mi vida, la fortuna de vivir donde vivimos.
Después de este viaje y esta visita al centro conociendo de cerca lo que vemos fríamente en los telediarios de tarde en tarde, no puedo quedarme con los brazos cruzados, se pueden hacer cosas, se deben hacer cosas. No hace falta dedicar nuestras vidas a ello, si más gente del primer mundo aportáramos pequeños gestos de vez en cuando, siendo muy cuidadosos con quien y a donde destinamos esos gestos, muchas personitas tendrían mas fácil el poder vivir un futuro digno.
Cuando regrese a ver que se me ocurre para poder mandarles esa ayuda que tanto necesitan.
Cuando la he dejado en su nuevo garaje, según me alejaba me ha mirado con su ojito triste, segundos después me he vuelto una última vez para decirla adiós y he podido ver que ya estaba riéndose con sus nuevos amigos, unos niños curiosos que han querido ir a darle la bienvenida.
Borrica me manda muchos besos para cada uno/a de vosotros, os da las gracias por todo y me ha dicho que podéis sentiros orgullosos de lo que habéis hecho. Que no quiere empezar a dar nombres, porque seguro que algunos se olvidaría y sería imperdonable. VOSOTROS SABEIS QUIENES SOIS, DAOS POR ALUDIDOS.