08-02-2011

 

CUATRO DÍAS, CUATRO PAISES

Hoy ha sido uno de esos días que no se olvidan jamás, ¿Cuántas veces alguien puede decir que ha andado con su moto en tres países diferentes y en el mismo día?. Grecia, República de Macedonia y Albania.

Puntuales, llegamos a Igoumenitsa (Grecia) a las 8h30. Como de costumbre la moto es la primera en desembarcar. Como no hay ningún tipo de control, salgo pitando a coger la Via Egnatia, en otros tiempos esta vía unia varias provincias romanas y discurría desde Albania, hasta Turquía, pasando por Macedonia y Grecia. En la actualidad es una obra faraónica con un presupuesto mucho mayor que el rescate financiero griego. Una autovía que cruza Grecia de este a oeste, unos 700 kilómetros, que por lo menos los 210 que he recorrido hoy, transcurren por terreno agreste y montañoso, he contado 52 túneles.


Grecia es montañosa desde el nivel del mar, no me esperaba un paisaje tan alpino, alturas que superan los 2000 metros y cubiertas de nieve. Precioso.
El sol engaña, luce con fuerza, pero no calienta, menos mal que traigo buen equipamiento, si no, lo pasaría mal.
Paso minutos de apuro, porque todavía no he visto una sola gasolinera y llevo 210 kilómetros con este depósito, la reserva estará apunto de entrar. Decido salirme de la autovía a buscar gasota y por suerte no tardo en encontrarla. Por cierto a 1,68€ el litro.




En Kozani me desvío con dirección norte, hacia la frontera con Macedonia. La temperatura sube y el día es perfecto para viajar en moto.



Llego a contar hasta ocho centrales térmicas en el corto trayecto que va de Kozani a Ptolomeida, no salgo de mi asombro. El cielo está cubierto con una nube de color marrón que además huele. Cómo podrán vivir ahí……….

Ya estoy en la frontera con Macedonia, los trámites son rápidos y hasta agradables. ¿Español?....¿Madrid o BarÇa?, lo de siempre. No me permiten hacerme una foto junto al cartel donde se supone que pone “República de Macedonia”. Obedezco y sigo mi camino.
Por una sinuosa carretera, que sería de tercera categoría en España, llego a Ohrid, su casco histórico es patrimonio de la humanidad y doy fe de que se lo merece.



Decidir venir hasta aquí ,fue algo casual, al descartar por falta de tiempo , el llegar hasta Siria, busqué objetivos cercanos a la ruta que quería llevar hasta Turquía y en Google me apareció el lago de Ohrid, eché un ojo al mapa y ví que bordearle suponía entrar en dos países por los que nunca imaginé que pasaría. Dicho y hecho, 100 kilómetros de perímetro, dos fronteras, aguas supercristalinas y un paisaje de ensueño, ¿se puede pedir más?.
En la parte albana tengo que tener cuidado, la mala carretera en muchas curvas a la sombra aparecen capas de hielo que en ocasiones son de varios centenares de metros.

 


Me paro a tomar un refresco y a observar a la gente de Pogradec, ciudad que intenta ser turística, pero se nota que falta medios para adecentarla. Al contrario que en Ancona, aquí sonríen y no parecen zombies.
Vuelvo a pasar la frontera , esta vez de entrada en Macedonia y me dirijo a buscar hotel en Ohrid, encuentro uno en todo el centro de la bulliciosa ciudad y a orillas del lago, por 25 euros, incluido el desayuno no puedo quejarme.

Mañana me espera una buena paliza, 700 kilómetros hasta la frontera turca, espero poder conectarme y contaros como nos van las cosas. Me voy a ver otro capítulo de zombies,jeje. Espero que no se aparezca nadie por la ventana, estoy en un segundo piso y esta vez si me acoj………

09-02-2011

 

PALIZON, PALIZON.....

Acabo de llegar a la ciudad griega de Alexandropoulis, a escasos 40 kilómetros de la frontera turca.

Me he metido una pailza guapa, y la burrita más que yo. 600 kilómetros.

Esta mañana se me han pegado las sábanas y me he levantado más tarde de lo que quería, al final entre pitos y flautas he salido de Ohrid (Macedonia) a las 10h00, tardísimo. En tonces tocaba correr, ¿con una 125 se puede correr? os preguntareis, pues si , pero no dándole al puño, la manera de ganar tiempo es no parando. Hemos hecho los 600 kms con las paradas imprescindibles, en la frontera macedonia/griega y tres repostajes de cinco minutos.

Como aguanta la Derbi, ¿verdad Jaime?.

No ha tenido historia el día de hoy, quería llegar a esta ciudad para pasar la frontera lo más pronto posible y evitar atascos que me han comentado se forman a horas más tardías. Los primeros 200 kms discurrían por carreteras nacionales con mal firme, había que tener cuidado con las placas de hielo en las zonas a la sombra, el resto han sido de autovía, la Vía Egnatia. que por sacarle algo positivo te da la posibilidad de ver el paisaje griego de lado a lado del país.

Todo el día con un viento molestísimo , muy fuerte y lateral , provenia del norte y el frío se metía por todos los huequecillos que no consigues tapar.

Es increible, pero en los 700 kms de esta autovía solamente me he encontrado una gasolinera, las demás hay que salirse y buscarte la vida. Lo que tampoco he visto es un solo policía, ni uno. No extraña ver a los griegos hacer lo que les da la gana. Lo que si hay en cantidades bestiales, no exagero si digo que cada 6-7 kms hay un radar, ¿por eso no habrá policias?.

 

He conducido de noche la última hora, que frío. Me ha costado encontrar hotel, he visto alguno de 5 estrellas , pero barato con parking, ninguno. Al final, dando vueltas encontré uno donde solo hablan griego y alemán, jajajja, lo que se puede hacer con un vocabulario de 20-30 palabras alemanas.

35 euros y la burrita en la calle ,pero vigilada. Ah y wifi, pero de algún vecino,jeje.

Por cierto, recordais que ayer no me dejaron hacer una foto en la frontera, delante del cartel de Macedonia, pues no hay nada como no pedir permiso, la moto en lado griego y el cartel a tres metros en lado macedonio, un click y ya está,jeje.

 

MAÑANA PISARE ASIA

Hoy solo he hecho tres fotos, no me he parado para nada.

 

Había mucha nieve en los laterales de la carretera

Lo conseguí

Buscando hotel, noto que la burrita tira ella sola para donde quiere, había visto el cartel de Derbi.


10-02-2011

 

TERCER CONTINENTE

 

Permitidme que hoy empiece por algo muy importante. el 10 de febrero de 1992, hace diecinueve años ya, Mi niña cayó en mis redes, normal después del acoso y derribo al que la sometí, ¿verdad Marta?. TE QUIERO.

 

Vamos con lo nuestro, hoy la burrita y yo hemos pisado nuestro tercer continente juntos, casi ná para una 125cc.

Suena el despertador, son las 5h15, sin dudar un segundo me pongo el traje de romano, coloco el equipaje y salgo dirección a la frontera turca.

No hay nadie, a esas horas soy el único humano que quiere pasar por allí a Turquía, y no me extraña, un termómetro marca ocho grados bajo cero.

El policía griego habla español y mata su aburrimiento conmigo, como no, hablando de fútbol.

Ahora toca el lado turco, control de pasaporte, visado y vehículo, en diez minutos todo hecho, ¿a qué no sabéis de que me sacan tema de conversación?, pues si, hablamos de Messi, Ronaldo e Iniesta, mientras me invitan dentro de la garita a un pastel y una coca-cola, como no tengo prisa disfruto del momento unos veinte minutos. Alguien me había dicho que esta era una frontera desagradable, no me imagino cuando sean simpáticos, te llevan de copas.

Al salir me arriesgo a hacer una foto del puesto fronterizo, no me ve nadie, pero la foto no merece la pena, tanto riesgo para nada.

 

Los kilómetros pasan muy lentamente con esos -8ºC, la niebla dificulta aun más la conducción. Con la aparición de manolo, empieza a levantar, pero todavía tardaría en tener fuerza para calentar y cuando parece que lo consigue comienza el viento a dar “porsaco”. No parará en todo el día y con más fuerza que ayer.

 

El paisaje cambia en esta zona de Turquía, los llanos quitan el sitio a las montañas de los días anteriores.

La primera parada es en Galipoli, lugar conocido por ser donde tuvo lugar la famosa batalla del mismo nombre en la primera guerra mundial, y donde murieron más de 120000 soldados. No puedo visitar los lugares que han quedado como recuerdo por un hombre que me informa erróneamente y me manda al otro lado del estrecho de Canakkale, a las 9h30 tomo el ferry, en media hora me deja en Lapseki, 30 kilómetros de carretera y llegaré a la ciudad de Canakkale, pregunto en la oficina de turismo y me dicen que no es allí, que es en la otra orilla, no problem, a la vuelta lo veré.

 

Según voy buscando la salida de la ciudad, de repente, mis ojos como platos, el caballo de Troya en tamaño real, me paro a hacer las fotos obligadas y leo que es el utilizado en la película  de Troya de Brad Pitt, la verdad es que impresiona, no Brad Pitt, el caballo.

 

Tomo la carretera con dirección Ismir, en una recta paso delante de  uno de los muchos radares móviles que he visto en todo el día, como voy a 90 km/h no temo ser pillado ,pero para mi sorpresa me paran y me dicen que me he pasado el límite, aunque nervioso me lo tomo un poco a risa, ni me enteré de cuanto me pedía, lo que si se es que quería pasta y no italiana precisamente, pero no estaba dispuesto a ser timado, le suelto lo primero que se me ocurre, “mire, soy periodista y estoy haciendo un reportaje de esta moto en este país para una revista, con la colaboración de la oficina nacional de turismo turca en Madrid”. Me temblaban las piernas, hago el gesto con el móvil como de llamar a alguien y con aspavientos me dice que me vaya, me sale bien el farol. Eso si, la boca se me quedó seca como el esparto.

 

Hay zonas de la costa turca del mar Egeo que me recuerdan a la costa del sol malagueña, una sucesión de urbanizaciones y apartamentos interminable. No saben lo que hacen, en unos años boom inmobiliario. A pesar de todo es bonita.

 

Después de 500 kilómetros y más de de 12 horas desde que salí de Grecia quiero dormir cerca de las ruinas de Efeso para verlas mañana, lo más pronto posible y salir hacia Pamukkale. Allí buscaré un hamman, de esos que un tío bigotudo te da una paliza impresionante, vamos un completo,jeje.

Dejadme que hoy de las gracias a Hebo, Givi e Itca proracing, a los dos primeros porque sin el equipamiento que me entregaron ,hoy lo habría pasado muy mal y al contrario ,el intenso frío y el fortísimo viento no han conseguido hacerme pasar ni pizca de frío. GRACIAS.

Y a Luigino y Nuria de Itca proracing, porque hoy he hecho muchos kilómetros en carretras muy reviradas y muy muy muy bacheadas y he notado la mejoría en la suspensión delantera, y eso que no está preparada al 100%. No tenía miedo a pillar bches estando tumbado. GRACIAS.

 

Pagina anterior   --  1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8  --   Pagina siguiente