16-02-2011

 

MAMMA MIA!!!!!!!!!

 

Italia me he recibido con los brazos abiertos, si……. pero para estrujarme. Que día de agua y viento, mamma mia.

 

Hoy las gracias van para el señor Hebo, el señor GPS y el señor manoplas Givi. Han convertido un día de perros, en una experiencia que “disfrutar”.

Al señor Hebo porque sin ropa de calidad habría sufrido lo indecible, he terminado las siete horas bajo la lluvia completamente seco, no miento.

Al señor Givi por las manoplas de cartero, ¡¡qué invento!!, después de la gaseosa el mejor.

Y al señor Tomtom porque en un día donde la visibilidad, en muchos momentos era casi nula, y que no podía coger autopistas, en Italia las 125 lo tienen prohibido, me obligaba a hacer encaje de bolillos para enlazar carreteras. Sin el cacharrillo, todavía estaría dando vueltas por la Toscana.

 

Nuevos accesorios para las Derbi

 

El ferry de Anek lines, llega con media hora de adelanto. Esperaba un milagro y no ocurrió, las predicciones daban lluvias intensas y se cumplieron. Venecia, todavía en medio de la noche, no se aparecía ante mis ojos, la cortina de agua no dejaba ver más allá de 50-60 metros, impresionaba o mejor dicho acoj…ba.

Ante ese panorama mi decisión fue la de  tirar “palante” y dejar Venecia para otra ocasión.

 

350 kms de no autopistas, es decir nacionales y comarcales por delante. Los primeros 200, hasta dejar atrás Bolonia transcurren en una sucesión de poblaciones más o menos grandes que obligan a estar continuamente cortando el ritmo. Los kilómetros pasan muuuuuuy lentos.

 

Tomando fuerzas para lo que venía

 

 

Ahora llega lo divertido, la carretera SS64 de Bolonia hasta Pistoia de 91 km.

La lluvia no para, curvas y mas curvas, torrentes cruzan la carretera buscando el río, que acompaña en su camino al asfalto, decenas de preciosas cascadas aparecen cada pocos metros, este paisaje en mejores condiciones climatológicas debe ser una pasada.

En lo alto del “Paso de la collina vecchia” caen copos de nieve, por suerte el descenso es muy rápido y no da tiempo a que las cosas se pongan  chungas.

 

Tengo habitación reservada en Pisa, pero prefiero ir antes al museo Piaggio en Pontedera, allí me espera Dulcinea, la vespa pintada por Salvador Dalí, de Antonio Veciana y Santiago Guillén que en 1962 dio la vuelta al mundo en 79 días.

 

En la entrada del museo Piaggio. La burrita la única representante de Derbi.

Con Dulcinea

 

 

 

Un momento especial y más cuando llevo todas las noches dedicándole unos minutos a la lectura del libro de este viaje.

El museo está bien, pero esperaba algo más, casi está dedicado en exclusiva a la Vespa, aún así disfruto de los minutos que paso allí.

 

 

26 kms, son los que me faltan para llegar a Pisa y descansar, ¿descansar?, ……..no, quedan dos horas de luz y tengo que encontrar las tres torres inclinadas de esta ciudad, la primera es fácil, la tengo a 50 metros del hotel. La verdad es que si está inclinada,jaja.

 

El entorno de la catedral es impresionante, tanto como el número de españoles que hay por todas partes, ¿de donde han salido tantos?

La segunda torre inclinada es la de la iglesia de San Nicola, esta se aprecia la inclinación pero no llega a los 4 grados de la famosa.

Y la tercera, está a tomar por ….

Al otro lado de la ciudad, pero como me había empeñado en ver las tres, ahí estoy yo como un panoli, mojándome lo que no me había mojado sobre la moto.

La torre de la iglesia de San Michelle, no es gran cosa, pero si está inclinada.

 

Una pizza en Pisa para cenar y a descansar, ahora si.

 

Por cierto, mientras escribo esta crónica, estoy escuchando áreas de operas de compositores románticos italianos, es lo suyo estando en Italia, ¿no?. Puccini, Rossini, Verdi y la que me pone la piel de gallina, Cavalería Rusticana, intermezzo de Pietro Mascagni. Aparece en la escena principal de la última peli de El padrino. Probad a escucharla con auriculares, los ojos cerrados y tumbados en la cama.

 

Pagina anterior   --   1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7 - 8  --   Pagina siguiente